La Podología es una disciplina que permite aliviar las molestias ocasionadas por sintomatología provocada por enfermedades esta sintomatología generalmente se refiere a trastornos de la piel por estratificación de la misma provocada por sobrecargas y roces, que son el mecanismo de defensa del organismo para evitar males mayores, sin embargo debe quedar claro que este es un tratamiento que no soluciona definitivamente los problemas pues se debe consultar con el medico apropiado que pueda corregir en su origen estos problemas.



En el caso de lesiones infectocontagiosas el Podólogo solo puede orientar y realizar curaciones, pero debe derivar al Médico correspondiente para tratamientos orales antibióticos o procedimientos quirúrgicos que eviten la progresión de la patología, y den una solución responsable al problema.



Debe quedar ampliamente entendido que el podólogo es un profesional que puede prestar una valiosa ayuda en muchas patologías pero su labor esta orientada a la profilaxis, debido a que en Chile su ejercicio tiene limitaciones muy precisas.




Por tanto debe quedar entendido que muchas veces cuando se consulta con el Podólogo lo más probable es que además se requiera de una consulta médica, que permita dar solución a la enfermedad en forma correcta y responsable.



Hay situaciones en que la labor de el Podólogo es fundamental, como por ejemplo en el Pie diabético que requiere de un control exhaustivo de cualquier problema en uñas, o piel, y por demás de un tratamiento preventivo para evitar llegar a situaciones límites.


En el tratamiento de las onicomicosis tambien el tratamiento Podológico periódico es de vital importancia para tener un control adecuado de la evolución del tratamiento.


Y fundamentalmente en todo tipo de tratamientos que requiera de una profilaxis y tratamiento preventivo periódico.