En este esquema pretendemos explicar la relación que existe entre las distintas medidas que se pueden tomar en el pié, para determinar el grado de anormalidad que presenta.
 
La línea roja es la medida que llamamos 
Largo del Pié , y se toma siempre desde el ortejo (dedo) más largo hasta la parte posterior del talón sobre la huella del pié.

Esta medida es importantísima porque nos permite determinar el largo real del pié, que no siempre está en concordancia con el número de calzado que utilizamos, y cuando se debe prescribir una plantilla ortopédica nos permite que los elementos
  • correctivos (en niños y jóvenes menores de 18 años) o
  • compensatorios (en adultos),
queden ubicados en el lugar apropiado de acuerdo al tamaño real del pie sin importar mayormente el número de calzado que se utilice.

Además esta línea nos da ciertos parámetros o constantes que nos permiten conocer cuales son las medidas normales de los arcos, y de acuerdo a eso evaluar la magnitud de la patología observada.

Por ejemplo la línea del 
Arco Anterior  ( de color azul en el esquema) que se mide desde el borde central interno de la primera cabeza metatarsiana, hasta el borde central externo de la quinta cabeza metatarsiana nos permite evaluar en que grado está aumentado el arco anterior, y esta medida en su estado normal corresponde exactamente a un tercio de la línea del largo del pié.

De acuerdo al porcentaje de aumento de esta medida (azul) podemos determinar el porcentaje de caida de las cabezas metatarsianas, y por tanto saber a ciencia cierta con cuantos milímetros se debe corregir o compensar para lograr la corrección o compensación deseada.

La línea verde la llamamos 
Línea del Istmo , y se desprende desde el punto medio de la Línea del largo del pie (roja) y va en forma perpendicular hasta el borde externo de la huella plantar, y con color más oscuro se destaca la medida real del istmo, el porcentaje de disminución o aumento de esta medida determina si observamos un pie plano longitudinal en alguno de sus cuatro grados de gravedad o un pie cavo catalogado en tres grados según si esta medida está disminuida o ausente.

Debemos destacar que estas patologías siempre necesitan corrección o compensación, por lo que sugerimos que cuando se presuma alguno de estos problemas se recurra a un Medico Traumatólogo Ortopedista, de preferencia con especialidad en pié, para que evalúe y prescriba el elemento ortopédico adecuado en cada caso.



Pié Plano Longitudinal
de Cuarto Grado,
Desbordado

Pié Plano Longitudinal
de Cuarto Grado

Pié Plano Longitudinal
de Tercer a Cuarto Grado

Pié Plano Longitudinal
de Tercer Grado


Pié Plano Longitudinal
de Tercer Grado

Pié Plano Longitudinal
de Segundo Grado

Pié Plano Longitudinal
de Primer Grado

Pié Normal


Pié Cavo
de Primer Grado

Pié Cavo
de Segundo Grado

Pié Cavo
de Tercer Grado

Pié Cavo
de Tercer Grado


Se sugiere que en el caso de los niños, cuando están en edad preescolar, se les lleve a una evaluación Ortopédica para iniciar el tratamiento precoz y evitar problemas futuros, cabe destacar también que cuando un niño necesita tratamiento para corregir sus arcos, puede que a los 12 años aproximadamente ya haya obtenido un equilibrio adecuado de ellos.
Pero tambien es importante mencionar que eso no significa que deba abandonar el tratamiento, puesto que a esa edad se inicia la pubertad, con un periodo de crecimiento rápido que provoca cambios estructurales y de peso, que pueden provocar nuevamente la distorsión de los arcos, por lo que el niño debe continuar con una plantilla de mantención hasta que complete su crecimiento óseo, hasta alrededor de los 18 años para lograr una corrección satisfactoria y completa.


En el caso de los adultos ya no es posible corregir o modificar estructuras, pero si se puede compensar y por tanto llevar el pié a una posición muy similar a la normal.

El objetivo de esto es evitar los cambios estructurales que provocan estas patologías, como por ejemplo el hallux valgus (juanetes); el hallux del 5to varus (juanetillo del Sastre); dedos en garra; dedos martillo; queratomas (callos); hiperqueratosis (durezas), trastornos de la sudoración, esto a nivel de los pies, y también problemas que afectan todo el esqueleto hacia arriba, por pisada antálgica (pisada que hace el quite al dolor), que provoca una modificación en el centro de gravedad anatómico, situación que provoca contracturas de la musculatura paravertebral que debe trabajar en forma viciosa para mantener un centro de gravedad que no es el correcto y provoca dolores.
Hallux Valgus Hallux Valgus Juanetillo del Sastre


Dedo Martillo

Ortejos 2 y 3 Martillo,
Ortejos 4 y 5 en Garra

Queratomas en Hallux Valgus,
y en el 2 Ortejo en Martillo,

Tambien se pueden provocar problemas en articulaciones de las caderas y rodillas, y problemas vasculares como várices, por acción incorrecta de la musculatura de las piernas entre otros.

Por tanto es importante preocuparse de autoevaluar si algunas de estas condiciones antes descritas están provocando problemas para recurrir al Profesional indicado que solucione y prevenga daños mayores, pues todas estas patologías son progresivas e irreversibles, y tienen agravantes que las hacen de más difícil tratamiento, como
  • el uso de calzado inadecuado, (tacos muy altos y hormas estrechas que siguen la moda),
  • embarazos,
  • cambios de peso,
  • osteoporosis,
  • problemas de artritis o artrosis,
  • Diabetes, etc.


Por último nos referimos a un tipo de pié que no es patológico, el pie plano laxo, que es una condición natural en los niños aproximadamente hasta los 4 o 5 años, en estos casos no se necesita corrección solo permitir que los pies desarrollen y fortalezcan su aparato músculo, ligamentoso, se puede ayudar con algunos ejercicios que tonifican la musculatura, el uso de calzado que no oprima ni fuerce la estructura del pie, evitar posiciones que pueden contribuir a deformar huesos que están en formación.


Pié Plano Laxo Infantil

Y por último llevar a los niños a una visita anual con el Traumatólogo.